dolorduranteelsexo

El dolor es mucho más frecuente de lo que se cree, también en los hombres. En la sexología se hace referencia al dolor durante el sexo cuando se habla de la «dispareunia», lo que quiere decir «parejas que no encajan bien». El dolor molesto e indeseable casi siempre tiene un efecto negativo en la experiencia sexual y puede tener como consecuencia que se evite innecesariamente el contacto sexual.Se trata de afecciones de los órganos sexuales y su entorno. El dolor puede ser agudo o crónico, ligero o intenso, ocurrir en diferentes sitios, ocurrir al inicio, durante o después de hacer el amor con coito.

 

Dolor en la mujer

En la mujer, el dolor puede tener varios orígenes.

  • Si el dolor ocurre en la vagina, puede tratarse de una infección de la vejiga, de la uretra o de la pared vaginal.
  • Durante o después de la menopausia, la pared vaginal se hace más fina, seca y sensible aumentando así la posibilidad de experimentar dolor.
  • Si el dolor se encuentra localizado muy en el interior de la vagina, se trataría más bien de una infección u otras disfunciones en la pelvis, el útero o el intestino grueso.
  • También se puede experimentar dolor en la vulva (la abertura de la vagina). Este dolor es el más frecuente. El dolor puede ser provocado por el himen, o por algunos restos del mismo, o debido a irritación provocada por falta de higiene o por haberse lavado demasiado con jabón. También puede tratarse de una infección por levadura (candidiasis) o por enfermedades de transmisión sexual (ETS), como el herpes o la tricomoniasis. También puede ocurrir que los preservativos irriten y causen dolor vaginal. Cuando el dolor que se siente es como una quemadura en la parte delantera de la vagina, puede deberse a llevar ropa muy apretada, ir con bici, o a muchas otras causas. En este caso, la vulva está roja y sensible, y se conoce este tipo de dolor como «vulvitis focal», o síndrome de «vestibulitis vulvar» (SVV). Si no se puede ver nada como lo descrito, puede tratarse de una anomalía congénita de la sínfisis del pubis. En este caso, el pene no puede entrar la vagina ya que el pubis lo evita. La solución es tener sexo con las rodillas levantadas.
  • Finalmente: una causa muy frecuente de dolor durante el sexo, sobre todo al inicio del acto, es el vaginismo

 

Dolor en el hombre

En el hombre el dolor es menos frecuente que en la mujer, y al igual que en la mujer puede tener diversas causas:

  • Adherencia prepucial: Si el chico nunca ha movido su prepucio sobre el glande, por ejemplo por vergüenza, ni tampoco durante la masturbación, entonces la primera vez que se intenta tener relaciones sexuales puede ser una experiencia dolorosa. A su vez, se habrá formado esmegma debajo del prepucio. El chico puede solucionar este problema él mismo moviendo cada día el prepucio un poco hacia atrás y limpiándose el glande (ver higiene). También puede ocurrir que el chico tenga el frenillo (el pequeño músculo que conecta el prepucio con el pene) demasiado corto. Al intentar tener coito, el chico puede sentir un fuerte dolor, y el frenillo puede desgarrarse y sangrar. Cuando la herida se cure, irá mejor. Se puede solucionar el problema mediante una pequeña operación.
  • Fimosis: En este caso, el prepucio es demasiado estrecho o rígido debido a un anillo fibroso en el prepucio, o a la presencia de tejido cicatrizante. Este problema se puede solucionar mediante una operación.
  • Parafimosis: En este caso, el prepucio se encuentra retraído detrás del glande. El prepucio está inflamado provocando dolor. También en este caso se precisa de una intervención médica.
  • Parafimosis: En este caso, el prepucio se encuentra retraído detrás del glande. El prepucio está inflamado provocando dolor. También en este caso se precisa de una intervención médica.
  • Flujo vaginal demasiado ácido: Las relaciones sexuales pueden resultar dolorosas para el hombre si el flujo vaginal de su pareja es demasiado ácido. Para combatir este problema, se baja la acidez (mediante pastillas o enjuagando), o se utiliza un preservativo.
  • Nivel bajo de testosterona: Los hombres mayores pueden experimentar dolor durante la eyaculación como consecuencia de un nivel bajo de testosterona (una hormona masculina) en la sangre.
  • Tensión en la musculatura pélvica: Se puede experimentar dolor durante la eyaculación o después por tensión en la musculatura pélvica. Se pueden hacer ejercicios de relajación para aliviar el dolor.
Share this page