elbeso 

Para todo hay una primera vez, y también para besar. Y siempre queda algo por aprender. Tanto para los que todavía no han besado, como para los que quieren mejorar su técnica.

 

Besar a cierta persona puede ser extremadamente excitante, así que, al besar por primera vez, se tiene que tener en cuenta que se sentirá muchísima tensión. Puede dar algo de miedo, pero también es divertido. Es una sensación extraña a la que hay que acostumbrarse. Uno se puede sentir muy patoso besando por primera vez, se te pone la piel de gallina, pero se obtiene mucho placer.
En todo caso, siempre es mejor estar limpio (dientes lavados, tener algo para refrescar el aliento, cuerpo y ropa limpia, perfume). Relájate y sé alegre, y deshazte del sudor de las manos.

 

El beso, paso 1

No importa demasiado dónde os beséis, pero si uno de los dos besa por primera vez, es mejor elegir un sitio tranquilo. Debajo de un árbol, en la playa viendo la puesta de sol, en un rellano, en la puerta de casa al despedirse, en la última fila del cine, o en el coche.

 

El beso, paso 2

Si tú tomas la iniciativa, entonces, pon tu brazo sobre el hombro de la otra persona y mírale a los ojos. Pon el otro brazo en la cintura de la otra persona o coge su mano. Una vez que os estéis besando, los brazos se mueven por si solos (la mano toca el pelo, el cuello, acaricia la oreja o las nalgas). Humidifica los labios un poco y abre tu boca un poco, mientras mueves la cabeza hacia los labios de la otra persona. Pon los labios como si estuvieras bebiendo un café o té caliente. Ahora tus labios tocan suavemente los labios de la otra persona. Deberías evitar presionar demasiado, más bien tienes que mantener tus labios relajados. Sigue así un par de segundos y después vuelve a mirar a los ojos de la otra persona. Podéis seguir así un par de veces. También puedes pellizcar con los labios el labio inferior o superior de tu pareja. Mientras tanto puedes dar besitos suaves en el resto de la cara de tu persona amada, o por ejemplo en su oreja o cuello. Entonces, vuelve a su boca e intenta darle cuidadosamente un beso con lengua.

 

El beso, paso 3

Los dos tenéis la boca un poco abierta y vuestros labios se tocan. Empuja ahora lentamente tu lengua entre los labios de tu amado. Gira lentamente tu lengua alrededor de su lengua. Intenta que tus dientes no toquen nada de tu pareja. Si quieres, puedes succionar ligeramente, pero no lo hagas demasiado fuerte para evitar succionar la lengua de tu pareja dentro de tu boca. (Eso lo podéis hacer más adelante, si a ambos os gusta la idea.) Probablemente notarás que os estáis cogiendo con más fuerza y que estáis más cerca. Si no es el caso, puedes intentarlo tú mismo(a). Termina delicada y lentamente el beso, en vez de terminar abruptamente. Si eres chico, puede ser que después de algún tiempo tu pene se ponga duro. Si eres chica, puede ser que tu vagina y la zona cercana a la entrada de la vagina se humedezcan. Estos cambios físicos son señales de excitación. No tengas miedo de que la otra persona lo note, forma parte de besarse. Presta atención a tu respiración, ya que probablemente no quieres desmayarte por falta de oxígeno. Es mejor inspirar y expirar tranquilamente mientras os estáis besando. No deberías dejar escapar saliva de tu boca, así que es necesario que tragues con regularidad. Si algo va mal (como que vuestras narices se toquen bruscamente, o algo así) es mejor reíros un poco en vez de poneros nerviosos. Si uno es tímido, el otro tiene que tomar la iniciativa, dejando vía libre a la otra persona si quiere tomar la iniciativa. Si tú eres la persona tímida, es mejor dejarte guiar por el otro y relajarte un poco para poder disfrutar del beso.

 

El beso; para los experimentados

Ampliar el repertorio se consigue poco a poco. Variando entre besos ligeros como plumas en las mejillas, la nariz, los párpados, el cabello. Chupando la oreja, susurrando suavemente y respirando y suspirando al oído. Se puede morder, chupar, lamer, pellizcar, siempre y cuando la pareja esté de acuerdo. El beso bajo el agua también es adecuado para los principiantes. El beso ruidoso es divertido. El beso musical produce sonidos bonitos en la penumbra. En el beso de intercambio se besa y se espera un poco para que la otra persona devuelva otro tipo de beso (a cambio de un beso seco se recibe un beso húmedo, a cambio de un beso rápido se recibe un beso lento). El beso de caramelo conoce muchas variedades: comiendo juntos el mismo spaghetti (como en la película La princesa y el vagabundo), comiendo helado con nata, o comiendo chocolate, limón, o tomando a traguitos pequeños un poco de limonada o champán. Todo lo comestible y bebible se presta para los desplazamientos entre las bocas. Comer y beber desnudos puede conllevar al beso de «guarrería», es decir, con la boca se mordisquea, lame, chupa, etc. cualquier lugar del cuerpo. El beso eléctrico es el más espectacular: os hacéis electroestáticos frotándoos en una alfombra de pelo largo o simplemente quitándoos un jersey de lana. Cuando os toquéis, oiréis pequeños chisporroteos. Poner las manos en la espalda, acercar lentamente vuestras bocas y estaréis asombrados y gozando placer.

Share this page