travestismo&transexualidad 

Las siglas T y T simbolizan travestismo y transexualidad. El travestismo se refiere sobre todo a llevar ropa del sexo opuesto, mientras que la transexualidad se refiere a querer cambiar de sexo.

 

Travestismo 

Disfrazarse es uno de los juegos preferidos de los niños. Durante y después de la pubertad, el tocar, acariciar, y ponerse ropa, sobre todo femenina, puede ir acompañado por sentimientos de deseo muy fuertes. La ropa femenina tiene, generalmente, un mayor efecto de excitación que la ropa masculina, y también las mujeres obtienen más placer con la ropa femenina que con la masculina. Casi todos los hombres se han vestido secretamente con ropa íntima femenina y masturbado con de ella. Asimismo, conquistar la ropa íntima de una amante inalcanzable, y llevarla puesta durante la masturbación es una forma frecuente de travestismo.

 

Transexualidad

El deseo de ponerse ropa femenina puede ser una preferencia, que surge durante o tras la pubertad, y que viene frecuentemente acompañado por sentimientos negativos sobre el propio género, lo que se le conoce como «disforia de género». Esta insatisfacción sobre el género de uno mismo puede, en el caso más extremo, llevar a desear el cambio de sexo, lo que se conoce como «transexualidad».
Algunas teorías (semi)científicas consideran que la transexualidad es innata. Estas teorías se apoyan en las diferencias, supuestamente demostradas, observadas en el cerebro de los transexuales. También puede decirse que existen muchísimas gradaciones entre los extremos de lo masculino y lo femenino. Estas gradaciones son, sin duda alguna, todas innatas, porque se crean en el útero.

 

Puedes encontrar más información sobre el cambio de género en
Asociación Española de Transexuales: www.transexualia.org

Share this page