eyaculaciónprecoz

La eyaculación precoz ocurre frecuentemente durante la primera relación sexual. Después de un poco de práctica, se suele saber mejor cómo gozar por más tiempo y cómo dar placer al otro. Alrededor de un 5% de los hombres se corre en cuanto el pene entra en la vagina de la mujer, es decir, alrededor de medio minuto tras la primera penetración.

 

Medicinas contra la eyaculación precoz

Una eyaculación precoz primaria tiene lugar si el hombre la experimenta desde su juventud. La eyaculación precoz puede indicar una concentración demasiado baja de neurotransmisores (como serotonina) en el sistema nervioso. En este caso, la transmisión de estímulos al cerebro no funciona adecuadamente por lo que tampoco reaccionan bien los genitales. Hay medicamentos (antidepresivos como Prozac y Seroxat) que aumentan la concentración de serotonina para así mejorar el intercambio de información entre los nervios. Estas medicinas también se emplean para retrasar la eyaculación.
Sólo un médico puede recetar estas medicinas, puesto que una dosificación adecuada es muy importante.
Asimismo existen preservativos que contienen en su interior una sustancia con un efecto ligeramente anestesiante del glande para así posponer el orgasmo. Tambien existen cremas (marca: Emla) con una sustancia similar (lidocaína). En este caso, también se tiene que utilizar un preservativo, de lo contrario la crema entra en la vagina.

 

Los chicos se corren más rápido que las chicas

En la mayoría de los casos, el concepto de eyaculación precoz es relativo, puesto que depende de cómo lo experimenten los miembros de la pareja. En general, los chicos se corren más rápido que las chicas. Esto en sí no tiene por qué ser un problema, pero el chico suele querer posponer su orgasmo un poco más. La pareja quiere correrse a la vez, o por lo menos el chico quiere que ella esté satisfecha antes de correrse. En este caso, un amante ideal es un hombre que satisface completamente a su pareja, haciéndola disfrutar sin ninguna sensación de prisa. Con esta idea en la mente, el hombre suele tener la sensación de que es demasiado rápido si la mujer requiere de más tiempo para correrse. Él quiere aguantar hasta estar seguro de que ella se corre, a pesar de que la chica requiere bastante tiempo. En cierto momento, ella parece estar bastante excitada, pero él ya no puede aguantar más, mientras que ella, a pesar de sus esfuerzos, no logra alcanzar un orgasmo. En este momento el hombre piensa «me corro demasiado pronto», o «ella se corre demasiado lento». Ella puede pensar lo mismo. De este modo, los dos acabarán con la sensación de haber hecho algo mal o de que el otro haya hecho algo mal. Es una pena que la situación acabe tal mal cuando todo empezó tan bien…

 

Solución contra la eyaculación precoz

El hecho de que el hombre se corra demasiado pronto suele ir acompañado de que la mujer se corra demasiado lento. En la mayoría de los casos, no se requiere mucho más que un poco de información para poder cambiar la situación. Así, saber que se puede perfectamente hacer el amor sin coito, o que no es requerido correrse a la vez, ayuda. En realidad, para dar y recibir sensaciones placenteras, no se requiere nada más que ganas, no tener preocupaciones, no estar enfado, no sentir miedo o tener segundas intenciones. A estos requerimientos se puede añadir la creatividad con las manos y la boca  hasta que hayas encontrado una o más formas que resulten en una sesión de amor satisfactoria para ambos. Otro buen truco para evitar la eyaculación precoz es la técnica de apretar
Si tienes mucha dificultad para solucionar este problema, o si existen ciertos problemas dentro de la relación, puede ser aconsejable pedir consejo a un especialista sexólogo, y mediante conversaciones y ejercicios solucionar (gran parte de) el problema.

Share this page