La esterilización de la mujer
La esterilización de la mujer

laesterilizacióndelamujer 

La esterilización de la mujer consiste en cortar o ligar las trompas de Falopio. De este modo, el óvulo ya no puede llegar al útero, por vía de las trompas de Falopio, para ser fertilizado. El óvulo muere y el cuerpo lo descompone y absorbe.

 

La menstruación sigue teniendo lugar. El deseo sexual y el placer del orgasmo no se ven afectados por esta intervención quirúrgica.
Hoy en día se puede deshacer la esterilización con más éxito que en el pasado, puesto que ya no se corta la trompa de Falopio o el canal deferente, sino que se cierra el paso con un pequeño anillo o grapa.

 

La esterilización de la mujer; la intervención quirúrgica 

La laparoscopia es el procedimiento más frecuente. Se recibe una anestesia general o, si es posible, una anestesia local. El médico hace dos pequeños cortes, uno justo debajo del ombligo y otro justo por encima de la línea del bikini. El médico puede ver claramente dónde se encuentran las trompas de Falopio mediante la introducción de un laparoscopio. Entonces, se cortan o ligan las trompas de Falopio.
La esterilización de la mujer sólo puede realizarla un ginecólogo. Hoy en día, se suele poder regresar a casa el mismo día de la intervención.

 

Los riesgos de la esterilización de la mujer

Los riesgos de la esterilización de la mujer son los que existen en cualquier intervención quirúrgica. La posibilidad de sufrir complicaciones después de la esterilización es mayor en mujeres que en hombres.

Share this page