medicamentos

Entendemos como «sustancias estimulantes» al grupo que engloba todas las bebidas, cremas, polvos, pastillas, sprays, etc. que se venden con la promesa de aumentar el placer y mejorar el sexo.

 

  • Existen varias sustancias estimulantes de las que se espera que provoquen una erección, o que prevengan una eyaculación precoz, o que agranden el pene, o a veces los tres efectos a la vez. Éstas sustancias o productos llevan nombres como «Kolossal», «Penis Power», etc. Según los anuncios de este tipo de productos, se garantiza una erección duradera, o un aumento del tamaño del pene, y sobre todo se evita una eyaculación precoz. Todo para que la mujer tenga más placer durante más tiempo. El hombre cree que para ser un buen amante necesita un pene grande y una erección de varias horas. Así, ciertos hombres (y ciertas mujeres también) creen que la mujer disfruta y se corre cuando el hombre le mete y saca el pene de la vagina durante horas.
  • También existen otros productos que pretenden aumentar el deseo sexual. Estos productos suelen ser líquidos que tienen que ser mezclados con una bebida para provocar un aumento casi instantáneo de la libido de la(s) pareja(s). También en estos productos el objetivo es estimular el deseo sexual de la mujer. Este género de productos estimulan sobre todo la imaginación de los hombres, puesto que son los que suelen ser rechazados sexualmente. Así, estos hombres sueñan con poder transformar a su amiga/vecina/compañera/esposa en una pareja sexual ardiente, como si fuera por encantamiento. En los anuncios se suele vender este género de productos con lemas como «¡Pon a tu pareja cachonda sin que ella lo note!» (incluyendo en la parte inferior del anuncio la advertencia «Estrictamente prohibido dar este producto a una menor», para convencer a los clientes potenciales de que se trata de un auténtico producto afrodisíaco).

 

Asimismo, existen productos que van destinados a aumentar el placer y la habilidad sexual (cantidad de orgasmos) de las mujeres.
En las revistas en las que se vende este género de productos, se suelen encontrar también anuncios de lubricantes (que pueden tener cierta utilidad, sobre todo en el sexo anal), pero también cápsulas para aumentar el tamaño del pecho (lo cual es mentira y una estafa), o perfumes y ropa interior para excitar a los hombres. De esta forma hemos vuelto una vez más a los afrodisíacos.

 

Los medicamentos como ayuda sexual están probados y aprobados cientificamente y, por lo tanto, son confiables.

 

Share this page