cómotehicieron 

Todo empezó cuando tu madre tuvo relaciones sexuales con tu padre. El pene de tu padre penetró la vagina de tu madre y al eyacular, su semen se descargó en el interior de la vagina.

 

El esperma

En el esperma estaban sus espermatozoides. El esperma venía de su próstata y sus espermatozoides venían de sus testículos.

 

Los espermatozoides 

Los espermatozoides son muy pequeños. En una gota de esperma podemos encontrar millones de espermatozoides que sólo pueden ser vistos mediante un microscopio. Los espermatozoides se parecen un poco a los renacuajos; tienen una cabeza y una cola larga. La cabeza es en realidad la célula y la cola sólo sirve para poder moverse en el líquido seminal.

 

En búsqueda de un óvulo

Los espermatozoides nadan de la vagina al útero a través del cuello del útero, y desde allí a las trompas de Falopio. Es un viaje duro y peligroso con muchos obstáculos. Sólo una pequeña parte de los espermatozoides llega a las trompas de Falopio. Ahí, los espermatozoides van en búsqueda de un óvulo. Los óvulos, que provienen del ovario, son mucho más grandes que los espermatozoides y se pueden ver, aunque con dificultad, a simple vista.

 

La ovulación

Cada mes salía un óvulo de uno de los ovarios de tu madre para acabar en la trompa de Falopio. Este proceso se llama «ovulación» y tiene lugar dos semanas antes de la siguiente menstruación. Puedes encontrar más información sobre la ovulación en menstruación.

 

Quedarse embarazada

Cuando te hicieron, tu madre tuvo relaciones sexuales más o menos en el momento de la ovulación. En esos momentos se encontraba un óvulo en la trompa de Falopio. Uno de los espermatozoides penetró el óvulo y se mezclaron así los materiales hereditarios de tu padre y de tu madre. El óvulo fertilizado viajó en más o menos una semana al útero y se instaló en su pared. Empezaste a crecer y recibiste tu oxígeno y la nutrición de tu madre por medio del cordón umbilical. Puedes encontrar más información en cómo creciste dentro de tu madre.

Share this page