mapa web | buscar
nederlands | english | français
deutsch | русский
¿quiénes somos?
 

home > variantes sexuales > transsexualidad > transexualidad: la tragedia del rechazo

Transsexualidad

Transexualidad: la tragedia del rechaz

 

Transexualidad: la tragedia del rechaz

por Liliane Rombout

Christina nació como hombre y se ha dejado cambiar su cuerpo de hombre a un cuerpo de mujer por vía quirúrgica a los cuarenta. Querer pertenecer al otro género se conoce como «transexualidad», o «trastorno de identidad de género». Hace unos años, Christina apareció en un programa televisivo: y en un primer plano apareció desnuda, a lo que el entrevistador le preguntó por qué lo hacía. «Porque estoy orgullosa de mi cuerpo de mujer», respondió Christina. «¿Y cómo lo conseguiste?» preguntó el entrevistador a continuación, a lo que Christina sacó una foto de ella como niño. En la foto, tenía unos tres años. Llevaba un vestido y el pelo largo. Su nombre de pila era Chris. Chris contaba que su madre había dado luz a una niña, llamada Christina, y que vivió unos seis meses. Después de su operación de sexo fue a buscar a su madre, con quien no había tenido contacto desde hacía años. Llamó a la puerta y su madre abrió. No lo reconoció. «Soy yo, Christina, la hija que siempre querías tener».

Depresión
La ruptura con Chris, llevó a su madre a una depresión, aunque siempre habían estado presentes los sentimientos depresivos. La madre de Chris, fue a buscar ayuda y encontró a un psicoanalista que le ayudó a suprimir los sentimientos enraizados de culpabilidad que tenía con sus padres y que bloqueaban desde hacía mucho tiempo su desarrollo emocional. Él la escuchaba y le preguntaba cómo se había sentido de niña: cómo de sola y abandonada, cuánto había sufrido por el sentimiento destructivo que tenía al pensar que era una niña muy mala, tanto como para no merecer el amor (incondicional) de sus padres.
Poco a poco, gracias a sus conversaciones con el psicoanalista, desapareció la despersonalización (la sensación de que nadie quería que fuera una persona) y empezó a estar dispuesta a revalorar la vida que había tenido hasta entonces. Así, esta mujer inteligente, y emocionalmente abandonada en su juventud, descubrió que había utilizado a su hija Christina para animarse. Sólo mediante la proyección parcial de si misma en Christina, pudo vivir y fue su estado depresivo la causa de este comportamiento. Christina no podía morir, porque entonces hubiera llegado a sus propios sentimientos oscuros. Para compensar el dolor que había sufrido de niña y la pérdida de su hija Christina, había utilizado a Chris, que nació medio año después del fallecimiento de Christina. Así pudo evitar que su depresión se hiciera más fuerte.

Tristeza
Cuando abrió la puerta y se dio cuenta de que era Chris, entendió cuánto había hecho sufrir a su hijo por el dolor no superado de sus experiencias en su juventud y por el fallecimiento de Christina. Una tristeza profunda la dominó. Nunca había querido saber que Chris era un chico. Le vestía y trataba como si fuera una chica. No le cortaba el pelo. Jamás había querido ver y aceptar quién era en realidad. Ella había ignorado todas las señales que Chris le daba sobre su enfado con el trato que le dispensaba su madre así como su necesidad de amor sincero.
Ella decidió contarle sobre su terapia durante el té, contarle sobre el dolor y los sentimientos que había tenido, cuando le oyó decir: «Soy la hija que siempre querías tener». «Cuánto dolor te he infligido queriendo verte como si fueras Christina. Te habrás sentido muy angustiado y solo, y sobre todo furioso».

Despedida
Gracias a las palabras de su madre, expresadas con mucho sentimiento, Chris empieza a crear conexiones. Así, de repente, se acuerda que como niño no podía entender por qué esta mujer, su madre a quien admiraba y adoraba, le estaba haciendo tanto daño. Cada vez que su madre le miraba, él tenía la sensación de no ser suficientemente bueno para ella. En muchos aspectos, tenía que ser la pequeña hija que su madre añoraba. A la vez no podía dejar notar que le hacía tanto daño, y él empezaba a idealizarla. Sólo así pudo sobrevivir. Hizo de todo para hacer feliz a su madre y asegurar su amor, incluso de mayor.
Se da cuenta de que si hubiera sido aceptado y apreciado de niño por quien en realidad era, y si se hubiera podido expresar libremente como tal, su vida hubiera sido completamente distinta. Con este pensamiento se despide de su madre.

 

home | sobre hacer el amor | sexo seguro | educación sexual | pmf | ¿quiénes somos? | mapa web