mapa web | buscar
nederlands | english | français
deutsch | русский
¿quiénes somos?
 
 
   

home > sobre hacer el amor > problemas al hacer el amor > problemas de erección

Problemas de erección

 

Problemas de erección, información generalDisfunción eréctil; imagen figurativa de un hombre en pánico

En el pasado, se empleaba frecuentemente el término «impotencia». Este término también fue empleado para otros problemas diferentes a no poder tener una erección, o a no tenerla el tiempo necesario. Hoy en día, se habla de «disfunción eréctil».
A veces se trata de algo fácilmente explicable para lo que existe una solución simple. Otras veces la causa puede ser más complicada, la terapia puede ser más complicada o se puede necesitar de un examen muy extenso para averiguar la causa. Y otras veces, no se puede solucionar el problema. En este último caso es importante encontrar el placer del sexo sin erección. A continuación, damos una lista de causas y soluciones, y algunas ideas para reflexionar sobre el tema.

Tipos de disfunción eréctil
En general, se pueden distinguir dos casos de disfunción eréctil. El primer caso ocurre bajo cualquier tipo de circunstancia, el segundo caso sólo bajo ciertas circunstancias. En un accidente grave, uno puede sufrir un daño en los nervios de la espina dorsal o de la pelvis que estimulan las arterias del pene. En este caso, las arterias del pene ya no podrán llenar el tejido interno del pene, o ya no lo podrán hacer como es debido. Como resultado no habrá una erección bajo ninguna circunstancia, puesto que, como los sexólogos suelen decir, existe una causa «física». Existen más causas como ésta.
En segundo lugar está la disfunción eréctil que sólo ocurre bajo ciertas circunstancias o con algunas parejas (o con todas las parejas), mientras que todo funciona perfectamente al despertar o masturbarse. En este caso, el hombre sí que puede tener una erección, por lo tanto, no hay un problema «físico» según los sexólogos, pero el hombre simplemente no puede tener una erección cuando desea, ya que entran en juego ciertos pensamientos o sentimientos. Los sexólogos suelen nombrar estos casos como «psíquicos» o «situacionales». Esta forma de impotencia es la más frecuente.

De un pene un poco a muy flácido
Aparte de una diferencia entre las causas, también existe una diferencia en cuanto al grado de frecuencia de la disfunción eréctil. Los problemas pueden variar de poco frecuentes a muy frecuentes, y de poco severos a muy severos, tanto para la disfunción eréctil «física», como para la disfunción eréctil «situacional». Si un hombre sufre siempre de disfunción eréctil, también durante la masturbación, es necesario buscar la causa en un daño físico, defecto o degradación de un vaso sanguíneo o un nervio, mientras que si un hombre sólo sufre un poco de impotencia de vez en cuando, la causa suele ser la falta de habilidad o relajación.
La mayoría de los casos de disfunción eréctil suelen estar entre estos dos extremos. Una disfunción eréctil leve puede tener una pequeña causa física, pero las preocupaciones o una reacción inadecuada de la pareja pueden convertir el asunto en un gran problema.

Vejez y disfunción eréctil
No es por nada que la impotencia se conoce como un problema típico de la vejez. Varias características del envejecimiento pueden desempeñar un papel en la disfunción eréctil, como el menor funcionamiento del organismo, la menor producción de testosterona, la arteriosclerosis, una operación de vejiga o próstata, la hipertensión, altos niveles de glucosa en la sangre (diabetes mellitus tipo 2), consumo elevado de alcohol o tabaco, depresiones, medicamentos (contra depresiones, consumo elevado de alcohol o tabaco, hipertensión, etc.).
En todas las situaciones, el hombre envejecido nota que no puede tener una erección, que no puede tener una erección plena, o que su erección se pierde rápidamente. No se puede decir exactamente a qué edad suele ocurrir, pero en muchos hombres sanos, suele ser después de los 60 años. Una buena salud, una vida activa, suficiente cantidad de estímulos sexuales, o parejas sexuales más jóvenes pueden frenar el proceso, llegando incluso a permitir que el hombre siga potente hasta los 90 años o más.
Una enfermedad, aunque sea temporal, también puede afectar negativamente la libido. Asimismo, el uso de medicamentos puede afectar negativamente. Antes de tomar un medicamento, se tiene que leer detenidamente el prospecto y consultar al médico si se nota que algún medicamento afecta la libido de modo negativo.Disfunción eréctil; dibujo de una pareja en la cama

Disfunción eréctil siendo joven
Si la disfunción eréctil en un hombre joven sólo ocurre incidentalmente bajo ciertas circunstancias, es decir, cuando sí se tienen erecciones matutinas y no se experimentan problemas durante la masturbación, casi siempre se debe a como él percibe la situación.
En cierto modo, el hombre cree que no hace bien el amor, lo que le puede poner muy inseguro, de forma que la próxima vez vigilará todavía más sus movimientos y su físico, resultando en una nueva disfunción eréctil. En este caso, la actitud de la pareja suele ser de gran importancia. Sólo se mejora la situación cuando la pareja puede hablar abiertamente, y cuando ambos se pueden divertir y excitar haciendo el amor sin coito (ver hacer el amor). Si el problema no se puede superar sin ayuda, y la pareja quiere seguir su relación, entonces lo mejor será consultar a un sexólogo lo antes posible. Éste enfatizará que la erección y la penetración no son los elementos más importantes del acto sexual, y que la pareja puede recuperar la diversión y la confianza si está menos enfocada en hacer el amor con coito. Se puede solucionar el problema con algunas consultas y ejercicios de comunicación sexual, o por lo menos se sabrá lo que está bien y lo que no está bien.

El apetito sexual es importante
Para un hombre es esencial poder tener una erección, aunque se suele burlar o hablar negativamente del tema. Los sexólogos que aconsejan y ayudan a los hombres o parejas, saben cuán fuertes pueden ser los sentimientos de impotencia. Una de las quejas más mencionadas es que la vida tiene menos sentido o que el valor de autoestima está dañado. Existen muchas soluciones comerciales al problema, como las dietas e indicaciones generales para mejorar la salud. También existen ciertos tipos de nutritivos, bebidas y pastillas a base de extractos de plantas, de órganos animales o de partes molidas de animales. Estos productos llevan el nombre de «afrodisíacos» (la palabra «afrodisíaco» significa «deleite sexual» en griego), ya que pueden aumentar el apetito sexual, o el apetito en general, y por lo tanto, pueden ayudar en tener una erección más firme. Sin saberlo, muchas personas abusan de los afrodisíacos como si se tratara de aperitivos alcohólicos. Muchos encuentran la solución en ciertos productos o medios, sin que exista suficiente investigación científica. En este caso, la persona tiene una fe fuerte (el llamado efecto «placebo») y creen el mensaje muy convincente del vendedor. Claro está que los afrodisíacos no funcionan en los casos en los que el hombre tiene un defecto irreparable de los nervios o de los vasos sanguíneos involucrados en la creación de una erección o de mantenerla.

Medicamentos para la disfunción eréctil
Para muchos extractos de plantas, como ginseng, yohimbine y papaverina, que hace poco tiempo fueron percibidos como medicamentos de curanderos, tenemos hoy en día pruebas científicas que indican que sí funcionan y que explican cómo. Así, estos extractos de plantas se emplean en la asistencia sexóloga. Se receta yohimbine en forma de pastilla (tomar diariamente o sólo antes del sexo), pero está claro que no funciona siempre ni con todo el mundo. La papaverina (marca: Androskat), igual que la prostaglandina, se inyecta en el pene. El médico instruye y decide sobre la dosis más adecuada, después el hombre tiene que aprender a hacerlo él mismo. Este hecho asusta a muchos hombres, pero parece peor de lo que es.

Pastillas para combatir la disfunción eréctil
En el mercado existen tres tipos de pastillas aprobadas para potenciar la erección: Viagra (sildenafil), Cialis (tadalafil) y Levitra (vardenafil).
Estas pastillas contienen una sustancia que relaja los pequeños músculos de alrededor de las arterias del pene. Así, las arterias del pene pueden abrirse y bombear suficiente sangre a los tejidos del pene. El pene se endurece y se cierren las arterias del pene por las que fluye la sangre, de esta forma la erección no Ejemplos de medicamentos; la auto-inyeccióndesaparece rápidamente. Desde 1998 se puede comprar Viagra, las otras dos marcas se pueden comprar desde 2003. Estas pastillas tienen mucho éxito, pero también tienen sus deficiencias, sus efectos secundarios y sus contraindicaciones. No se suelen vender sin receta médica y las aseguradoras no las pagan. Algunas aseguradoras de salud las ofrecen cuando se tiene un seguro de salud extra. Las pastillas para la erección no aumentan el apetito sexual, y no solucionan el problema si no hay «ganas», sea cual sea la causa.
Se están investigando nuevos métodos, porque el mercado es muy amplio. Esperamos que dentro de diez años se produzcan medicamentos incluso mejores y más baratos que los que tenemos hoy en día.
Sin embargo, también entonces sólo un grupo limitado debería poder tener acceso a estos medicamentos (y sus seguros de salud deberían pagarlos), ya que los problemas de muchos otros hombres radica en el modo de experimentar sentimientos y relaciones sexuales, asuntos que no siempre Ejemplo de medicamentospueden resolverse mediante medicinas.
Se desaconseja utilizar pastillas para la erección en combinación de pastillas contra la hipertensión, como los «poppers».
Los precios varían de entre € 3,75 y € 10 por pastilla, y se suelen poder comprar en paquetes de cuatro pastillas.
La ventaja de Viagra, entre otras, es que la pastilla de 50 mg, a pesar de ser un poco más cara, puede dividirse en dos, saliendo así un poco más barata. Aunque media pastilla no siempre funciona.
Las pastillas más baratas que se pueden comprar en tiendas Web suelen venir de China o India, no importa si pone Viagra en la pastilla.
Cada vez existen más productos nuevos y similares que se pueden comprar en tiendas Web por poco dinero y sin receta médica (por ejemplo Kamagra). La seguridad y el funcionamiento de estas pastillas no están probados científicamente.

Ejemplo de medios mecánicosMedios mecánicos para la disfunción eréctil
Los hombres que no encuentran, o no quieren encontrar, la solución en medicamentos, pueden hacer uso de algunos medios mecánicos, como el anillo que ejerce presión en el pene, la bomba de vacío para el pene, el pene artificial y el implante en el pene.

Fisioterapia para la disfunción eréctil
Parece posible influir positivamente en la erección mediante ejercicios de la musculatura pélvica. Algunos fisioterapeutas tienen ejercicios especiales para esto, aunque es necesario hacer estos ejercicios durante algunos meses.

home | sobre hacer el amor | sexo seguro | educación sexual | pmf | ¿quiénes somos? | mapa web