mapa web | buscar
nederlands | english | français
deutsch | русский
¿quiénes somos?
 

home > sexo seguro > ets > liquen escleroso

Candidiasis

 

Lichen Sclerosus

El liquen escleroso es una enfermedad dermatológica en la que la piel se hace más fina (atrofia), o más gruesa (escleroso), blanquecina (liquen) y brillante. La enfermedad puede aparecer en todo el cuerpo, pero es más frecuente en el área genital. Los lugares blanquecinos y brillantes de la piel son rígidos.
El liquen escleroso no es contagioso y aparece tanto en hombres como en mujeres, e incluso en niños de poca edad.
En pacientes masculinos, la enfermedad aparece, sobre todo, en el prepucio. Sólo se puede diagnosticar el liquen escleroso con certeza por medio de una biopsia, en la que se toma un trocito de piel y se analiza con microscopio.
El liquen escleroso puede aparecer a cualquier edad y generalmente aparece más en mujeres que en hombres. Todavía no está claro cuántas personas padecen de liquen escleroso, pero se estima que pueden ser cientos de pacientes al año, cifra que posiblemente haya aumentado en los últimos años. Frecuentemente, el médico no diagnostica que el paciente tiene liquen escleroso, sino que tiene una infección por hongos o eczema, ya que el paciente experimenta picores. Así, el paciente puede recibir el tratamiento erróneo durante años. Mucha gente no consulta al médico ya que sienten vergüenza, sufriendo así las molestias más tiempo de lo debido.

Los síntomas
En la mayoría de los casos se ve afectada el área genital. El síntoma más importante es un picor agudo insoportable de la vulva o del pene. Del mismo modo, se puede experimentar una sensación de dolor. Pueden aparecer vesículas de sangre y pequeñas heridas, sobre todo en la piel irritada por rascarse. La piel de la vulva se hincha y tiene un aspecto blanquecino pudiendo producirse cicatrización. Asimismo, la piel puede agrietarse y dañarse, por ejemplo, después de haber ido al váter. Al cabo de un tiempo de padecer la enfermad, se puede producir la atrofia y el cambio de la vulva, así como un estrechamiento del acceso a la vagina y la abertura del ano. El estrechamiento y el ensanchamiento del acceso a la vagina pueden causar a su vez problemas a la hora de orinar, ya que el orificio de la uretra se cubre por la piel, que se cierra y crece. Del mismo modo, el clítoris puede verse completamente «enterrado» por la piel. El estrechamiento de la vagina puede dificultar las relaciones sexuales y hacer que la mujer experimente dolores. Frecuentemente se ven infecciones, como las infecciones por hongos. En los hombres, el pene puede picar y doler, y el hombre puede experimentar dificultad al retraer el prepucio. Orinar puede verse dificultado por el estrechamiento del orificio de la uretra. La piel puede verse blanquecina. Existe una pequeña posibilidad (de un 3%) de padecer cáncer de piel en el lugar en cuestión. La enfermedad también puede dañar otras partes del cuerpo, como los hombros, los brazos y la espalda.

La diagnosis errónea
La diagnosis errónea más común consiste en el reconocimiento tardío del liquen escleroso por parte del médico de familia. Es muy común diagnosticar erróneamente la enfermedad como «una infección por hongos», como también lo es asociar los síntomas a causas «psicológicas» que a continuación se tratan con antidepresivos y tranquilizantes. En algunas personas, la enfermedad se diagnostica tras varios años. Una diagnosis temprana disminuiría considerablemente el sufrimiento en aquellos que no reaccionan bien al tratamiento contra infecciones. Algunas personas han perdido parte de su autoestima y la confianza en sí mismos por experimentar alguna vez el sexo como un acto doloroso. También en algunos casos en los que se diagnostica el liquen escleroso, algunos pacientes experimentan grandes dificultades, y tristeza, por el efecto limitador que tiene la enfermedad en la vida diaria. La aceptación de liquen escleroso suele ser muy difícil. Las relaciones sentimentales pueden verse bajo presión, ya que la pareja también tiene que aceptarlo. Un dermatólogo, un ginecólogo o un urólogo pueden reconocer fácilmente un liquen escleroso.
La presencia de la enfermedad se confirma mediante una pequeña biopsia, es decir, mediante la extracción de un pequeño trozo de piel después de una anestesia local. Uno de los especialistas mencionados arriba dará el tratamiento contra el liquen escleroso.

El tratamiento
Hasta hoy en día no existe ningún medicamento contra el liquen escleroso. En ocasiones, la enfermedad puede desaparecer espontáneamente. En la actualidad, el tratamiento contra el liquen escleroso, se limita a disminuir los síntomas de la enfermedad, lo cual puede hacerse mediante el uso de cremas que contienen corticosteroides. En algunos casos es necesario separar los labios genitales y el orificio de la uretra, o disminuir las molestias de cicatrización mediante operación.

 

home | sobre hacer el amor | sexo seguro | educación sexual | pmf | ¿quiénes somos? | mapa web